Skip navigation

Tag Archives: desesperación

¿Lejos?
¿Extraño?
Si nada más acercarme a la puerta noto el hedor y los chillidos de los pequeños lechones que pueblan este lugar.
Que me quiero ir demasiado lejos, dices.
Que ese sitio es muy extraño, dices.
Si nada más entreabrir la puerta, mis sentidos se sobrecargan de una sensación de asco, repugna porque ese olor fétido, ese tacto oleoso, ese paisaje mugriento, esos chillidos y pitidos y, sobre todo, ese sabor mugriento que entra por la nariz y se deposita en las papilas gustativas, que hace que mi estómago se de la vuelta en una arcada pidiendo por favor que le liberen de tales insufribles percepciones sensoriales.
Esta madriguera de basura tiene nombre. Uno que se me vendrá siempre a la cabeza cuando oiga la palabra “hogar”, porque es todo lo contrario, no sólo al concepto “hogar”, sino a simplemente “habitable”.
Entiendo, con este entorno, a toda la fauna de este lugar. Y es que no pueden ser de otra forma: ratas de vertedero.

Todo lo que veo está borroso. Todo confuso. Todo roto.

En mi cabeza se mezclan el amarillo, el verde y el azul.

Inspiro y nunca acabo, mis pulmones son infinitos. Inspiro y olvido que alguna vez tuve algo que contar. Alguna vez tuve que contar algo sobre mí. Muy importante, pero me olvidé. Cuando quise recordar ya no era yo, ya que recordaba muertes, sufrimientos y vanas esperanzas. Ése no era yo, pues nunca he sufrido. Sólo he muerto. Y la muerte no es sufrimiento, la muerte sólo es la ausencia de la vida. Es necesaria.

Ya no veo nada, pues veo todo. Todo lo que veo me desborda. ¿Qué es todo?. Todo es aquéllo que ves y que recuerdas. Es aquéllo que tu mente abarca. Mueres y esperas recordar todo. Vivir muerto recordando todo eso. Eso que es tu vida.

Es bello recordar todo. Y que ese todo no se siga extendiendo. Pues muerto no hay nuevas experiencias, sólo me limito a rebobinar, avanzar y a dar al “play” a mi vida. Mi vida está muerta. Ya que ahora vivo en mi muerte.