Skip navigation


Supongo que el concepto de diversión difiere bastante de cada uno. También desde un punto de vista diferente, se podría decir que hasta se es cruel.

Hoy el día no ha estado demasiado mal. Al final, hasta me he sentido bien. Estaba contento. He tenido un déjà vu cuando las cosas se torcieron a leer una frase. Estoy empezando a temer a estar contento cuando me voy a dormir.

Es entretenido verlo desde fuera, como si fuera el espectador de una película cliché. Odio los clichés. Pero ni aún así consigo no ponerme de mi parte. No consigo entrar en el punto de vista de la protagonista. No entiendo cómo se puede ser tan tremendamente patosa, tosca, egoísta y con tan poco sentido común. Y es que algo que no cuadra en el símil de la película es que la protagonista, de un día para otro, cambie de personalidad sin razón. Sencillamente es otro personaje. Eso, hasta al espectador menos exigente, no puede decir más que esa película es una estafa y que el diseño de personajes es una auténtica mierda. Pero el juego de la perspectiva de espectador termina acabándose y las cosas vuelven a plano de la realidad. ¿Qué hago yo con esta personaje cuando inevitablemente forma parte de una vida de telefilm?

Como respuesta, otra punzada más y otro suspiro de impotencia más.

Hablar. Qué sobrevalorado está. Hablar no sirve de nada. Hablar es pasajero, es aire que se pierde con sólo entreabrir una puerta. Hablar es el medio de comunicación más débil. Es terriblemente fino el hilo que une las palabras y el oído. Es tan fino que el estirar de unas sábanas puede quebrarlo. Hablar no desahoga, sólo droga durante unos minutos. Hablar es inútil. Y yo tenía el hablar como la solución de todo problema. Toda una actitud del lastimoso payaso.

Cómo cansa aguardar a que aquello que sea en lo que se claven estas agujas coja callo y se insebilice. Cómo cansa no perder los estribos y dejarse llevar por el rencor, la rabia, la pena y, en definitiva, toda la maldad y mala hostia que se lleva dentro para poder seguir haciendo las cosas bien. Cansa infinitamente mantener la calma. Y aparentarla. Sería tan sencillo abrir la compuerta de este torrente para no cerrarla más… Sería tan sencillo tratar el tema como siempre se ha hecho: seleccionar, eliminar. No existe ni nunca ha existido. “¿Quién es esa?” “Una <inserte insulto aleatorio>”.

No puedo.

Porque la amistad pesa.

Estúpida amistad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: