Skip navigation


Ha pasado tiempo. Y que tenga que volver a este anónimo lugar negro y azul cuando las cosas no marchan como suponías no es justo. Pero me da bastante igual ahora mismo. Por una vez, dejaré la justicia de lado.

No es fácil desahogarse escribiendo cuando quieres decir sin decir.

Digamos que todo iba bien y ahora ya no.

Digamos, sin ningún afán derrotista ni tremendista, que las sorpresas decepcionantes no son fáciles de digerir.

Digamos que había asimilado que lo que se estaba desgarrando hace tiempo sin haberme dado cuenta, ya estaba deshilachado por completo y deshecho en la realidad. Pero quedaba un gran consuelo. Algo mucho más importante y sólido que esa bonita prenda que se acababa de rasgar.

Podría decirse que expresar textualmente la pena que se siente por perder algo que dabas por seguro y asegurado es caer en un enorme montón de clichés. Odio los clichés, pero tal vez caiga en algunos.

Esa pena me ha hecho perder el control cuando creía que, gracias a haberlo asimilado, ya lo tenía todo bajo su seno. El control significa que conoces el lugar en el que está cada elemento. Conocer el esquema y la estructura.

En cuestión de dos minutos, esos esquemas, esos planos de construcción, se volvieron erróneos. De repente, todo se ha desmoronado cuando segundos antes, esperanzado, miraba con una sonrisa bobalicona e inocente hasta la náusea lo que se estaba alzando ante mis ojos. Era asombroso, elogiable. Era hermoso. Y estaba orgulloso de lo que, codo con codo, estábamos construyendo.

Tras esos dos minutos, me he dado cuenta de que esos planos, además de erróneos, eran de un enorme castillo de arena. Estupefacto, me he visto correr desesperado intentando sostener los cimientos endebles mientras todo se derrumbaba. Finalmente, solo había conseguido aferrarme a dos puñados de arena que se me escurrían poco a poco entre los dedos.

Nunca había habido otro codo. Era un espejo, una ilusión.

Nada era asombroso ni elogiable. Nada era hermoso. No había nada de lo que estar orgulloso. Lo construido hasta en el momento fue, en dos minutos, un montículo de polvo. Ahora nada tapaba la vista del horizonte. Lo veía. Ahora lo veo. No hay nada. Y estoy incomunicado, rodeado de polvo, de esquemas inútiles y de soledad.

Digamos que la perplejidad que he sentido ante una serie de hechos ha sido tan grande que me ha hecho dudar de todo. Me han hecho perder lo asimilado hasta entonces. He perdido la seguridad y la autoestima. Basta con tomar un poco de perspectiva para comprender lo cómico que es ver a alguien construir algo de arena con una estúpida sonrisa en la cara mientras da a entender que eso no va a haber quien lo eche abajo. Es digno de un payaso. Con la pequeña diferencia de que no quería hacer reír. Me lo estaba tomando muy en serio. Eso es dar lástima.

Pero es así. Un lastimoso cómico sin quererlo que sigue haciendo el ridículo. Pero de perdidos al río.

Antes de esos dos minutos, todo era fácil y ahora es imposible.

Digamos que la pena que siento es por el castillo que nunca existió, por el compañero de que nunca existió y por haber dado un espectáculo tan sumamente lamentable por el que oigo risas. Sobre todo una sobre las demás. Incluso, si afino un poco el oído, oigo otra un poco más grave de fondo.

Tal vez, en el fondo, todo esto sea gracioso.

5 Comments

  1. buena forma de expresar una tomadura de pelo, hay veces que nos cegamos y es imposible ver el golpe, pero de todo se aprende, un saludo

    • Espero aprender.

      Gracias por comentar.

  2. ¿Un café?

    Bueno. Si lo necesitas, lo tienes. Ya sabes dónde avisarme.

  3. Ciertamente, las personas que nunca te esperas, te toman el pelo… Y es cuando te arrepientes de haber perdido el tiempo, te quedas con un puñado de arena insignificante en la mano.

    Pero hay que seguir adelante.

    Saludos.

    • No me arrepiento, la verdad. No fue una pérdida de tiempo en absoluto. Solo que no puedo hacer que nadie se tome las cosas como yo. Solo eso. Solo.

      Gracias por comentar y suscribirte. Eres la primera (:


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: