Skip navigation


¿Lejos?
¿Extraño?
Si nada más acercarme a la puerta noto el hedor y los chillidos de los pequeños lechones que pueblan este lugar.
Que me quiero ir demasiado lejos, dices.
Que ese sitio es muy extraño, dices.
Si nada más entreabrir la puerta, mis sentidos se sobrecargan de una sensación de asco, repugna porque ese olor fétido, ese tacto oleoso, ese paisaje mugriento, esos chillidos y pitidos y, sobre todo, ese sabor mugriento que entra por la nariz y se deposita en las papilas gustativas, que hace que mi estómago se de la vuelta en una arcada pidiendo por favor que le liberen de tales insufribles percepciones sensoriales.
Esta madriguera de basura tiene nombre. Uno que se me vendrá siempre a la cabeza cuando oiga la palabra “hogar”, porque es todo lo contrario, no sólo al concepto “hogar”, sino a simplemente “habitable”.
Entiendo, con este entorno, a toda la fauna de este lugar. Y es que no pueden ser de otra forma: ratas de vertedero.

5 Comments

  1. Yo no lucho.

    “Hoy desisto”.

    ¿Salimos a fumar?
    (No, realmente no fumo, únicamente cuando tengo un mal momento y lo quiero hacer peor).

    Tengo miedo y no me deja comer, ni dormir, ni respirar. Frunzo el ceño y pienso, pero no sirve (de cualquier forma) para nada.

    Eso opino de lo ya opinado bajo petición. Y de tu destino, opino que mejor que en esta (tu) Calcuta autóctona, en cualquier lado.

    Cuando el hogar da miedo, es opresivo o causa una intensa desazón, es hora de volar.

    Pueseso.

  2. Aclaro: cualquier ciudad que se vuelva opresiva, etc. Es hora de volar igualmente.

    Sí. Atenazador.

    De los que no te dejan vivir.

    Ni estudiar. Remarca esto, por favor, WordPress.

    (Siento las molestias causadas por la basura de blogspot).

  3. ¡Quién tuviera exámenes! Empiezo el 7 y me aburro.

    Personas punzantes, eso es.

    Soy vaga. Y maleante. Soy antiheróica.

  4. Lejos, extraño… invisible

  5. No no no no no no no no no no no no no.

    “Las mujeres y los niños”.

    Entre los pobres son más pobres las mujeres y los niños. Entre los rechazados se rechaza más a las mujeres y los niños. Entre los enfermos están más enfermas las mujeres y los niños.

    Indefensión. Así se llama.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: