Skip navigation


“Quiero esto, y esto, y esto…. hummmm esto no. Aquello de allí sí, dámelo para que lo vea… vaya, era más bonito de lejos, déjalo donde estaba. ¿Esto es muy caro? ¿Sí? Entonces lo quiero también… Tome la Visa Oro, cárguemelo todo ahí.

Venga, vámonos”

La persona salió seguida de un séquito del maloliente establecimiento.

“Me encanta esta tienda, es todo tan exclusivo…”

Reflejado en los cristales tintados de la limusina se reflejaba el nombre de la tienda:

Oredetrev Lapicinum

One Comment

  1. Lemme call you friend (aunque solamente sea ciborg, digo, ciber).

    Me avergüenzo, a) de la tardanza, b) del contenido de después de la tardanza.

    Wowosos saludos, y alucinados (como de usual al pasar por aquí…)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: