Skip navigation


Ese olor a sudor seco. Es como si lo tuviera impregnado debajo de la nariz. Es permanente. A veces parece que se va, que vuelve ese agradable olor a fresco, a limpio y a cítrico. Cuando no, ese otro olor, el de nicotina de cigarros fumados hace semanas.
Es insoportable. Y me huelo disimuladamente. Abro las aletas de la nariz e inspiro profunda y calladamente. Pero el olor que me hizo arrugar la nariz hace apenas un segundo, ya no se asoma por ninguna parte. Sólo cítrico.

Cítrico y vainilla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: