Skip navigation


Tan crispantemente resabido. Tan pseudoculto. Tan relamidamente sabihondo.

Odias los espejos. Tienes que odiarlos, porque te verías reflejado. Y no hay cosa tan deprimente como esa visión. Cuerpo grotesco. Andares desgarbados y tiesos a la vez. Barriga hinchada. Manos torpes y huesudas. Hablar incoherente y con un interminable tartamudeo.

Y ese humor estúpido. Totalmente acómico, antigracia. Humor de idiotas.

Lo peor debe ser esa piel de contramuslo de pollo de carnicería. De ese pollo que lleva semanas en mostrador, a 6 grados. Ese tacto grimoso, frío. Ese aspecto a pasado, rosa blanquecino o blanco rosado enfermizo.

 

Húndete y desaparece. Eres un estorbo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: