Skip navigation


Apoyando la cabeza sobre mis manos, te observo caminar en el alféizar de mi ventana te veo caminar pensativa entre flores azules, pájaros verdes y un cielo añil impoluto.

Al mirarme me señalas que baje a tu lado y cuando me doy cuenta, tengo una gran sonrisa delante de mis ojos, mientras respiro aire puro de una brisa suave. Y me coges de las manos para hacerme bailar entre risas que suenan a cascada de agua fresca y límpida. Sin remedio te sigo y giramos…

Los tonos se vuelven pastel. Tu rostro es óleo, tu voz se repite una y otra vez cayendo en una inexpresividad monótona.

Y abro los ojos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: