Skip navigation


 

Me hundo.

En la inmensidad que representas soy sumergido.

Porque no hay nada que pueda hacer para mantenerme a flote.

Me engulles.

Me tragas.

Me aferro.

Y me pierdo.

Eres caricia suave que incita a dejarse llevar, me sugieres, una vez hipnotizado, y me arrastras.

Afuera queda la soledad segura, el frío eco de mi anterior alma.

Y vuelvo a nacer.

Y vuelvo a sentir.

Piel suave.

Brisa tibia en mi nuca.

Líneas curvas perfectas.

Sonrisas.

Labios.

Risas.

Olor a hierbas.

Somos dos.

Atrás queda mi alma, con una media sonrisa.

Y vuelvo a nacer.

Y lo único que recuerdo…. es una luz al final del puente.

Lo único que recuerdo eres tú.

Mi alma sonríe.

Cuando tu sonríes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: